Arte

 

Artes plásticas

 

En cuanto a las artes plásticas, muchas manifestaciones del arte paraguayo tienen sus raíces en la tradición religiosa, muestra de ello es la abundante iconografía, resultado de la combinación del estilo barroco español con el arte indígena, que procede de las misiones franciscanas o de las reducciones jesuíticas. En pintura se han destacado Pablo Alborno, Juan Samundio, Roberto Holden Jara, Ignacio Núñez Soler, Pablo Delgado Rodas, Guillermo Da Re, Guido Boggiani. Entre los contemporáneos, Carlos Colombino, Ricardo Migliorisi, Félix Toranzos, Olga Blinder, Edith Giménez y en escultura Herman Guggiari, Hugo Pistilli y Javier Báez Rolón.

 

Artesanía

 
Al igual que las otras expresiones culturales, la artesanía en general es también mestiza. Sin embargo, los indígenas fueron hábiles en cestería, arte plumífero, cerámica y tejidos entre los que se destaca el ahopoi y el ñandutí. Los españoles aportaron las técnicas del hierro forjado, orfebrería, joyería, talla de madera, trabajos sobre cueros, los bordados y encajes.

 

Fiestas populares y religiosas

 

La mayoría de las grandes fiestas populares del Paraguay tienen su origen en las celebraciones religiosas en honor a los Santos Patronos y provienen de la tradición hispánica a la que se sumaron elementos autóctonos. En ellas se combinan lo sacro con lo profano.

 

Entre ellas, una de las fiestas más difundidas a lo largo del país es la Noche de San Juan, que se realiza en la segunda mitad del mes de junio, cuyos orígenes se consideran paganos en atención a que se celebraba en el solsticio de verano del hemisferio norte.

 

En la festividad de San Juan el elemento principal es el fuego y quienes asisten a él no son meros espectadores sino se convierten activos participantes de la diversidad de juegos como la pelota tatá (pelota de fuego), tata ari yehasá (caminata sobre brasas), ybyrá syy (palo enjabonado), toro candil (imitación de un bovino con los cuernos encendidos), festividad que concluye con el judas kai (la quema de un muñeco de trapo y paja que representa a Judas pero que en los últimos años viene siendo reemplazado por la figura de algún político o personaje impopular).

 

En la compañía Itá Guazú de Altos, a unos 70 kilómetros de Asunción se realiza una fiesta patronal en honor de los Santos Pedro y Pablo, que tiene sus raíces en una festividad de origen hispánico, en la que los principales personajes son los kambá raangá, disfrazados con máscara de madera y los guaicurú, disfrazados con trajes hechos de banano seco que personifican a aborígenes chaqueños, interactúan con quienes participan de la fiesta.

 

Otra festividad, en la que se combinan lo artístico y lo religioso, es la procesión de Semana Santa que se realiza en Tañarandy, una compañía de la ciudad de San Ignacio que se encuentra a 220 kilómetros de Asunción. En esa oportunidad se reviven antiguas tradiciones que provienen de la época de la colonia, tales como el canto de los Estacioneros, que son grupos corales integrados, exclusivamente, por hombres que con un canto lastimero recorren las estaciones del Vía Crucis.